Mini cupcakes de Oreo

Con lo enfrascada que ando haciendo publicidad de los cursos hasta se me olvida colgar nuevas recetas.

Hoy os traigo una que ya hace bastante tiempo que preparé pero que se me olvidó de subir.

Son los Mini cupcakes de Oreo


Os prometo que no va a quedar ni uno cuando los preparéis.

Los ingredientes para unos 24 mini cupcakes de Oreo son:

2 huevos
140g de azúcar
115g de harina
120g de mantequilla
2 cucharadas y media de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita de levadura Royal
1 cucharadita de extracto de vainilla
60 - 70ml de leche
6 cucharadas de Oreo ralladas

Para prepararlos empezamos por precalentar el horno a 160º y ponemos los papeles para cupcakes en el molde.
En una jarra, mezclamos la leche con el extracto de vainilla.
En un bol, tamizamos junta la harina, el cacao, las oreo ralladas y la levadura.
En el bol ponemos el azúcar con la mantequilla  y batimos hasta que esté cremoso. Añadimos el huevo, uno a uno para que se integre bien. A continuación, añadimos la mitad de la mezcla de harina y cacao. Después la leche y finalmente el resto de la harina.
Repartimos la mezcla entre los papelitos de cupcakes, sin llenarlos más que 2/3.
Horneamos en torno a 10-12 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo salga limpio.
Sacamos del horno y dejamos templar en la bandeja 5 minutos antes de traspasarlos a una rejilla.

Para el buttercream de Oreo:

220 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
400 gr de icing sugar
1 cucharadita de extracto de vainilla
6 cucharaditas de leche
4 cucharadas de oreo ralladas y tamizadas (añadir más o menos a gusto de cada uno)

Poner todo junto en un bol y mezclarlo a velocidad baja un minuto, después a velocidad media durante 4 minutos. Es muy importante tamizar las galletas... si no, se os atascará la manga.

Están tan buenos.


Para terminar la decoración añadimos una mini oreo a la crema y ¡a zampar!

Flan de chocolate Blanco

¡Feliz Día del Padre a todos!

Hoy os traigo un postre sencillo perfecto para esta ocasión y para una entrada rápida (que no tengo mucho tiempo)

Flan de chocolate blanco


Y fijaros que yo no soy de flanes, pero este, ¡madre mía!

Es una receta sencillísima que se prepara en 10 minutos y que le encanta a todo el mundo. (excepto a alérgicos a la lactosa me temo)

Los ingredientes que necesitáis son:

Parece un flan radiactivo pero es culpa del flash
  • 1 litro de nata
  • 250 g de chocolate blanco
  • 1 sobre de flan tipo Royal de 8 raciones
  • Caramelo líquido



La preparación es la siguiente:

Ponemos la nata y el chocolate troceado en un cazo al fuego hasta que hierva.
Cuando comience a hervir añadimos el sobre de flan, removemos hasta que se deshagan todos los grumos (no dejamos de remover en ningún momento para que no se nos pegue), sacamos del fuego.
Empapamos bien el molde o los moldes que vayamos a usar con el caramelo líquido y vertemos la crema de flan. Este paso si lo dejamos listo previamente mejor, sino la mezcla se empezará a espesar y no quedará tan bonito a la hora de repartirla por los moldes.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente, cuando ya no esté caliente, metemos en la nevera hasta que cuaje.



Lo más gracioso de esta receta fue que cuando estaba preparando los moldes le pregunté a mi sabia madre cuántos podría necesitar, a lo que ella me dijo 4, que como mucho 6….
6…. Sí…. Bueno, llené 16 capsulas, toooodo un estante de la nevera.


Creo que con esos ingredientes podemos hacer un flan grande y 4 moldes pequeñitos, lo comprobaré la próxima vez.




Cupcakes Ardientes

Ando tan liada preparando esa sorpresa que os he comentado que ya hasta me olvido de postear.

Hoy os quiero enseñar un regalito que entregué hace unas semanas

Se trata de unos cupcakes personalizados para los BOMBEROS de un ayuntamiento.


Y os preguntareis, ¿y esta porqué les regala cupcakes a los bomberos? Pues porque aparte de ser mis jefes y mi casero son compañeros de servicio con los socorristas. (Y ya si cae una plaza o una rebaja en el alquiler pues mejor ;) )

Además sé que son unos golosos y que no se iban a poder resistir a estos pasteles.

Pues inspirándome en ellos preparé 6 cupcakes de chocolate y vainilla (los infalibles y para todos los gustos)


La receta la tenéis en la entrada de cupcakes Navideños.

Los decoré con Merengue Ialiano, para hacerlo necesitáis:
  • 3 claras de huevo
  • 80 gr de azúcar normal
  • 40ml de agua.

Ponéis las claras a batir hasta que estén a punto de nieve.
Mientras tanto calentáis el azúcar con el agua hasta que se haga almíbar, para esto necesitáis controlar la temperatura, debe alcanzar 120ºC. Si os pasa como a mí que no tengo termómetro pues vais revolviendo (para que no se pegue) y cuando veáis que ha espesado lo quitáis del fuego (aproximadamente 10 minutos).

Una vez listo esto, añadís a las claras el almíbar, sin dejar de batir. Debe caer como un hilito fino muy poco a poco y sin tocar las varillas para no montar un estropicio.

Sabremos que está listo cuando las claras parezcan de seda, quedan muy brillantes.
Terminado el merengue lo dividí en dos cazos para teñirlo de colores diferentes. Los metí en la manga, uno pegado a una mitad de ella y el otro color a la otra, para que quedara ese efecto bicolor en el decorado.


Para terminar con la decoración preparé el escudo del Servicio de Emergencias, el escudo del ayuntamiento y una manguera para apagar las llamas.



Y para la base de bomberos me fui a que se zamparan esto ardientes cupcakes. Justo llegué para la hora de merendar y no sobrevivió ni uno.


Cupcakes Arcoiris

A pesar de haberme “desenganchado” de todas las redes virtuales, he caído.

Pero no personalmente, o al menos para “compartir” mi vida, sino para mis recetas.


Creo que este tipo de postres son más visuales asique he creado una cuenta en Instagram para hacerle la boca agua a todo aquel que me visite: http://instagram.com/mundo_larpeiro


Y ya que hablamos de recetas visuales es hora de enseñaros mis

Cupcakes Arcoiris

¡Son tan coloridos!

Además la receta es tan sencilla y estar súper buenos. Es la misma que para preparar cupcakes de vainilla

Para unos 6 o 8 cupcakes de chocolate:
  • 2 huevos
  • 140g de azúcar
  • 115g de harina
  • 120g de mantequilla
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 60 - 70ml de leche
  • 1 cucharadita de vainilla





Precalentamos el horno a 170º y preparamos los papeles en la bandeja.

En un bol, tamizamos junta la harina, el cacao y la levadura química y apartamos.

En un bol para batir, ponemos el azúcar con la mantequilla y batimos hasta que esté cremoso. Añadimos el huevo, uno a uno para que se mezclen bien. También el extracto de vainilla.

A continuación, añadimos la mitad de la mezcla de harina. Después la leche y finalmente el resto de la harina.

Ahora viene lo divertido, separamos la masa en 4 tacitas para teñirlas con los colorantes. Usé los colorantes de Sugarflair en gel que aguantan mejor el calor y no se pierde el color tras el horneado. En este caso preparé cuatro colores pero se pueden hacer los que queráis y como queráis.


Al repartimos la mezcla entre los papelitos de cupcakes, vamos a poner una cucharada de cada color siempre sin llenarlos más que 2/3.

Horneamos en torno a 22-24 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo salga limpio.


Sacamos del horno y dejamos templar en la bandeja 5 minutos antes de traspasarlos a una rejilla.

De verdad, da pena comérselos.



Animaros con esta receta y poned un poco de color en vuestra comida.

Macarons

Después de rebuscar y rebuscar entre recetas de internet
Y leer y leer recetas frustradas de otras reposteras encontré una muy prometedora



Prometedora

Asique me armé de valor y me puse manos a la masa.

¡Ostras! Anda que no tienen preparación los macarons ni nada, ahora entiendo por qué esos precios desorbitados.

Os dejo la receta que aparece en la web con mis pequeñas variaciones.
Es muy pero que MUY IMPORTANTE que se siga la receta al pie de la letra.

Sino no sale, de verdad, ojead un poco por internet y veréis que todos dicen lo mismo.

Ahí van los ingredientes para más o menos 40 tapas

  • 100 gr de azúcar glas 
  • 55 gr de almendras molidas 
  • 45 gr de claras de huevo 
  • 25 gr de azúcar 
  • colorante en gel (al gusto) 

Antes de nada hay que preparar las claras de huevo. Hay quien las usa envasadas, es más cómodo. Yo los hice con huevos de casa (como siempre) asique tuve que hacer una pequeña preparación.

Un día antes separé las claras y las metí en un bol tapado con film plástico al que hice un par de agujeritos. Lo dejé a temperatura ambiente para que pierdan humedad.
Hay quien lo hace unas horas antes, de la mañana a la tarde por ejemplo, o quien lo mete en el momento un ratín en el microondas (10segundos) pero como en casa no tenemos micro pues a esperar.

Una vez estén listas las claras las empezamos a montar con la batidora y cuando hagan burbujitas vamos añadiendo el azúcar poco a poco. Como siempre, mejor si la tamizamos antes.

Sabremos que están listas cuando si le damos la vuelta al bol, estas no se caen. Es como un merengue, pero no lo queremos muy seco por lo que no nos pasaremos batiendo.

En este momento se puede añadir el colorante y batimos un par de segundos más. Yo como quise aprovechar la masa para hacerlos de dos colores esperé un poco más para añadirlo.


Lo siguiente son las almendras molidas, yo compré harina de almendra del Lidl y la tamicé, pero también podéis triturar almendras con la batidora y usarlas. Las añadiremos de una vez a la mezcla. Con una espátula haremos movimientos envolventes para incorporarla.

Aquí también hay muchas opiniones, es importante que la mezcla no esté muy espesa, pero tampoco demasiado líquida por lo que en cuanto veamos que las almendras estén integradas, haremos unos 10 movimientos más con la espátula.


En este punto yo separé la masa en dos recipientes para teñirla con colorantes distintos. Con un par de gotas basta para darle color. Como siempre usé colorante en gel de Sugar flair.

Cuando la masa esté lista, preparamos la manga pastelera con una boquilla redonda. Recomiendan la 1A de Wilton pero yo usé la “casera” que es un poco más chiquitina.

Para repartir la masa de los macarons yo usé un tapete que viene con los circulitos marcados, pero se puede usar papel antiadherente. Se puede hacer una plantilla con circulitos para hacer los macarons del mismo tamaño, pero hay quien los hace a ojo.

Cuidado con echar demasiada masa para un mismo circulito, es bastante líquida y tiende a expandirse un poco.


Una vez que los tengamos en la bandeja, la dejaremos caer contra la encimera (poned unos trapos o algo para no cargárosla), esto hará que la masa pierda todas las burbujitas de aire que pueda tener.

Y ahora paciencia, esta es la clave de los macarons.

Tienen que reposar entre 45 y 90 minutos. Hice la prueba de los dos tiempos y aquí quedan mejor cuanto más tiempo estén reposando. Incluso si los dejamos de un día para otro mejor que mejor. Podemos comprobar si están listos cuando toquemos la tapita y no se nos quede la marca del dedo.

Esto es lo que pasa cuando no se dejan reposar lo suficiente

Precalentemos el horno a 135ºC, y cuando esté listo los metemos durante 15-20 minutos (el horno en posición arriba y abajo)

Si le echamos un ojo veremos cómo les va saliendo el pie a los macarons, y si los dejamos secar el tiempo suficiente, la superficie quedará lisita lisita.


Cuando estén listos los dejamos enfriar en la bandeja y los despegamos con mucho cuidado para que no se nos quiebren, son muy delicados. Si al levantarlos con la manos veis que no se sueltan, pasadles un cuchillo por debajo y ya.

Para rellenarlos hay infinitas opciones, en mi caso partí de una receta básica de Buttercream de vainilla y fui haciendo pequeñas variaciones:

125 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
150 gr de azúcar glas
1 o 2 cucharadas de leche
½ cucharadita de esencia y/o colorante
Aprovechando los colores de los macarons los hice de:

Los marrones son de Nutella


Los amarillos de Vainilla


Los rosas de Frambuesa


y los azules de Naranja


¡¡Me encantan!! 


¡¡Dan mogollón de trabajo pero son tan bonitos, y tan coloridos!!


La mayoría de las personas que los prueban dicen que no le gustan, mi consejo, servidlos al día siguiente de prepararlos, las tapas se impregnan con la buttercream y ganan un montón.

¡Por cierto! Dejando los macarons a un lado… os estoy preparando una sorpresa!

Espero no tardar mucho en enseñárosla, ¡tengo tantas ganas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

up